Ad blockers ¡Se avecina tormenta!

Seguro que todos, a estas alturas ya estamos familiarizados con los Ad Blockers. Sí, son esos bloqueadores de publicidad que “hacen la vida más fácil” a los usuarios de internet que quieren navegar libremente sin interrupciones; y más difícil a las agencias que buscamos un acercamiento con nuestros clientes.

Y para los que no seáis conscientes todavía de la situación, este nuevo sistema es usado por más del 38% de los usuarios de internet que afirman  que las causas del uso de ad blockers son las siguientes (según un estudio realizado en España por la compañía Teads):

  • Ralentización de la navegación (74%)
  • Publicidad Intrusiva (68%)
  • Cantidad excesiva de anuncios Online (62%)


Este sistema de bloqueo no solo está presente en ordenadores de sobremesa sino también en dispositivos móviles, aunque en menor medida puesto que la saturación publicitaria aquí también es menor.

Ante la pregunta “¿Qué hacemos?” La respuesta es sencilla. Si hay algo que debemos tener claro en esta era digital en la que nos encontramos, es que cada obstáculo es una oportunidad y no un problema.

A corto plazo podemos remediar esta situación dirigiendo más publicidad a móvil y a redes sociales ( que todavía no están sufriendo las consecuencias del resto de soportes).

Por otra parte, y a largo plazo, tendremos que esforzarnos por integrar más la publicidad en los contenidos, de forma que el usuario no se sienta  amenazado por un bombardeo de publicidad intrusiva y agresiva causando rechazo.

Todo esto deberá ir acompañado de una renovación de formatos publicitarios, ya que la falta de originalidad y creatividad en los últimos años ha hecho que el usuario se enfrente a la publicidad como algo rutinario, monótono y aburrido que hay que eliminar.

En medio de esta situación, es nuestra oportunidad de ser diferentes, de innovar en formatos y mensajes. De ser únicos, de ofrecer una publicidad que el consumidor desee ver y espere hasta que la vea.  Y sobre todo, es nuestra oportunidad para ser los mejores.

Seamos optimistas, quizá los ad blockers con el tiempo desaparezcan por si mismos. Quizá solo sean una nueva forma de publicidad que tras pactar con los soportes o redes publicitarias no necesiten bloquear sus contenidos publicitarios.

Así que, por lo que oímos… se avecina tormenta, pero ¡existen los paraguas!

Compartir este artículo:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *