Por qué las empresas están eligiendo Telegram

Para quien todavía no lo conozca, Telegram es una aplicación de mensajería similar a WhatsApp, nacida en 2013 de la mano de los hermanos rusos Nikolai y Pavel Durov, actualmente afincados en Alemania.

En sólo tres años, el uso de esta aplicación ha crecido de forma acelerada (más de 350.000 usuarios diarios), hasta superar los 120 millones de usuarios activos en el mundo.  En España la acogida fue muy rápida (incluso por parte de instituciones y organismos públicos), aunque con sus estimados 4 millones de usuarios dista mucho de la omnipresencia de WhatsApp.

Telegram siempre ha estado enfocado en la seguridad y la privacidad, con encriptación punto a punto (algo que WhatsApp ha puesto en marcha recientemente debido a la competencia que Telegram le suponía en ese aspecto), el anonimato del usuario (el número de teléfono de los usuarios no es público) y la posibilidad de conversaciones secretas con autodestrucción de mensajes y sin posibilidades de copia o reenvío.

Pero no voy a plantear si debemos comenzar a usar Telegram en detrimento de WhatsApp en nuestras conversaciones personales, sino que me voy a centrar en cómo Telegram puede suponer para nuestras empresas una extraordinaria herramienta de comunicación, colaboración y productividad.

Telegram puede convertirse fácilmente en un canal de comunicación y servicio corporativo porque es administrable de forma centralizada, cerrado, automatizable y, como ya hemos visto, seguro.

Canales

Con Telegram podemos crear canales privados para los empleados de nuestra empresa (sin límite de usuarios) en los que sólo el administrador pueda dar de alta o invitar a los miembros y sólo el administrador (o los usuarios en los que delegue) pueden publicar mensajes. Esta función nos permitiría abrir un canal de comunicación unidireccional (sólo el administrador puede enviar mensajes), inmediato, seguro, con notificaciones directas a los móviles y tablets de nuestros empleados, que no se mezclaría con el saturado y cada vez menos eficaz e-mail, y con la ventaja de poder adjuntar en esas comunicaciones archivos y documentos de cualquier tipo y de hasta 1.5 GB.

Conexión con las aplicaciones corporativas

Gracias a que Telegram ofrece un API (Interfaz para la Programación de Aplicaciones) abierto, podemos hacer que las aplicaciones corporativas que funcionan bajo Salesforce, SAP, META4,  etc., se conecten con Telegram para recibir informes, notificaciones de eventos relevantes, dashboards de actividad o cualquier otra información.

Y lo que es más importante: podemos crear asistentes automatizados (“bots”), que conectados con las aplicaciones o sistemas de nuestra compañía permitan, por ejemplo, realizar búsquedas en bases de datos, descargar documentos de nuestros sistemas de almacenamiento en la nube o enviar a los servidores corporativos los informes diario de actividad, ubicaciones, fotografías, vídeos, etc., todo ello sin necesidad de desarrollar aplicaciones corporativas específicas, lo que supone un considerable ahorro de tiempo y dinero.

Ante estas posibilidades, merece la pena considerar Telegram como una extraordinaria alternativa para las comunicaciones y las operaciones corporativas, ya sea a nivel global o en ciertos departamentos. Aunque nuestros empleados no utilicen todavía Telegram, los nuevos servicios y herramientas corporativas serán una buena razón para comenzar a utilizarlo.

 

Compartir este artículo:
Facebooktwittergoogle_pluslinkedin